Tras la contundente victoria del pasado fin de semana en la piscina del CW Marbella, no hay mejor forma de resumir la excelente temporada que está realizando nuestro equipo absoluto femenino que echando un vistazo a la clasificación de la Liga Nacional de Primera División Femenina: 15 partidos jugados y 15 victorias, con 233 goles anotados y 90 recibidos, para sumar 45 puntos y comandar con mano de hierro la división de plata del waterpolo femenino español.

Estos números nos hacen ser optimistas con vistas a las tres últimas jornadas, y en particular afrontar con gran ilusión el partido del próximo sábado ante un Club Natació Catalunya que ocupa la segunda posición de la tabla. En la primera vuelta nuestras chicas vencieron en M-86 por 10 goles a 7, lo que unido a la derrota sufrida por las barcelonesas ante Leioa en su visita a la siempre difícil piscina de Askartza en la jornada 13 puede propiciar que las chicas de Mar Rodríguez logren su objetivo para esta temporada el próximo día 6 de abril, ya que un empate es suficiente para proclamarse matemáticamente campeonas de Liga Nacional de Primera División Femenina.

Nuestras guerreras viajarán a Barcelona con la tranquilidad de depender de sí mismas para lograr el ascenso a Liga Premaat de División de Honor Femenina, ya que aún perdiendo mantendrían tres puntos de ventaja respecto a las chicas de Gabor Egedi con dos jornadas por jugarse, pero a la vista de la trayectoria que están siguiendo esta temporada hay que confiar en que lograrán la victoria y obtendrán el merecido premio al enorme trabajo que están realizando día a día para hacer realidad el sueño de acceder a la élite del waterpolo español. El cielo es el límite… y ya casi podemos tocarlo.